Las Misiones Jesuíticas Chiquitanas (21-26/05/2011)   3 comments

La mayoría de los turistas que viajan a Bolivia no salen del Altiplano. Hagamos aquí un inciso para comentar que nosotros, al comenzar nuestro periplo, nos veíamos a nosotros mismos como viajeros y no como simples turistas. Después de que nos la hayan colado tropecientas mil veces en todos los países, no tenemos ningún inconveniente en reconocer lo que somos: turistas, y a mucha honra.

Decíamos que quienes van a Bolivia están contentos con los géiseres, desiertos, volcanes y demás formaciones que se encuentran en las alturas. Pocos se aventuran a descender a las tierras bajas del oriente. Nosotros teníamos pensado cruzar esta zona en tren rumbo al siguiente país, pero se nos ocurrió que, dando un rodeo de unos 450 kilómetros, podíamos visitar la región conocida como Chiquitania. ¿Por qué no?

Este nombre se lo dieron los primeros españoles que se instalaron en el territorio. Encontraron a unas tribus que vivían en chozas con aberturas diminutas para protegerse de los depredadores. Los españoles pensaron que, con esas puertas, los habitantes debían de ser muy chiquitos.

Estos primeros colonizadores eran jesuitas cuyo propósito era fundar Misiones (pueblos) desde los que cristianizar a las gentes del Nuevo Mundo. Llegaron a Chiquitania a finales del siglo XVII, después de hacer lo propio en zonas de las actuales Argentina, Paraguay y Brasil.

El objetivo era realizar la utopía denominada “Ciudad de Dios” en la tierra, es decir, evangelizar de forma pacífica integrando elementos de las tradiciones locales con otros propios del cristianismo. Crearon así una cultura única que ha cambiado poco en los últimos 200 años.

Se valieron sobre todo de la música. Hoy es frecuente ver ensayos de coros y conciertos de música renacentista y barroca al visitar las iglesias chiquitanas.

Pero lo más impresionante de estas Misiones no es su música, sino su arquitectura. Las iglesias están construidas en madera y decoradas parcialmente con motivos indígenas.

En los años 70 se llevó a cabo una completa renovación de estas iglesias. Aunque lo han dejado todo muy bonito, los críticos señalan que la restauración no ha sido completamente fiel a las pinturas originales. Lo cierto es que, si son originales, se puede afirmar que estos jesuitas fueron unos auténticos visionarios.

Aquí podemos apreciar una “famosísima” escena bíblica: Cristo contemplando desde debajo de la Cruz cómo los cazadores, gracias a sus rifles, capturan jaguares y osos típicos de Judea.

Este otro cuadro muestra a Cristo camino del Calvario mientras un cowboy, pistola en cinto, le fustiga sin piedad.

Esta escena corresponde a Cristo preparándose para la crucifixión mientras los “romanos”, ya que se han puesto en marcha, aprovechan para serrar unos arbolitos y cargar los troncos en camiones.

Así, leída, la verdad es que la historia mola. Pero luego ir allí no mola tanto. En el último post ya os contamos que en Bolivia nada funciona. Pues bien, si eso era así en las principales ciudades, imaginad en estas áreas rurales. Nuestra principal preocupación del día consistía en comprar un billete de autobús que nos llevara al siguiente pueblo. Parece fácil, pero para ello se requiere que:

1) El vendedor se encuentre físicamente en la tienda.

2) Entienda lo que quieres y sepa si su autobús va a tu destino.

3) Tengas el dinero exacto (nunca tienen cambio ni van a hacer el más mínimo esfuerzo por conseguirlo, así que, cuando sepas el precio, has de salir a buscar otra tienda y comprarle algo para que te den cambio, pero en las tiendas nunca están los vendedores y además no suelen tener cambio…).

Para hacer estas gestiones había que recorrer muchos kilómetros yendo y viniendo de agencia en agencia, y es que estos pueblos están construidos siguiendo los ideales de los filósofos del siglo XVI: casitas de una planta con patios y jardines que ocupan toda una manzana. Así, los pueblos, de chiquitos, no tienen nada.

Al final del recorrido, a veces, acabábamos igualmente sin billete y tocaba quedarse en la calle principal y esperar a ver si pasaba un autobús.

Lo bueno de tanta caminata es que bajabas rápido la sabrosa comida local.

Total, que tardamos 5 días en recorrer los dichosos 450 kilómetros.

Lo que le permite a esta zona desarrollarse y preservar su inmenso legado cultural es la presencia de incontables agencias de cooperación internacionales.

Lo que nos quedó clarísimo es que aquí se toman la vida de forma relajada. Todas las tardes, absolutamente todas, salía la gente a “tomar la fresca”, cenar, beber y bailar.

Nos vamos de Bolivia con un sabor ligeramente agridulce. Por un lado, nos ha encantado su legado artístico y sus paisajes de película. Pero, por otro, hemos acabado muy cansados de perder el tiempo andando de aquí para allá intentando hacer cosas simples como llamar por teléfono o subir a un autobús, por no hablar de conductores informales y otras cosas.

Así que se necesitan 2 cosas fundamentales si se quiere viajar por Bolivia: una buena cámara de fotos e infinita paciencia.

El próximo país, como que nos da más buen rollo.

Próximamente, o país dos pentacampeões.

Anuncios

Publicado 26 junio, 2011 por encualquierotraparte en Bolivia

3 Respuestas a “Las Misiones Jesuíticas Chiquitanas (21-26/05/2011)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. La verdad es que tiene mucho mérito encontrarse por ahí en medio de las calles de no se sabe que pueblo sin saber si vais a llegar a otro y como lo conseguiréis… Supongo que cuando volváis a vuestra tierra de origen y se os estropee la moto, perdáis el autobús o cosas así, os parecerán nimiedades… De todo se aprende. Muy interesante el post, y lo de las pinturas tiene su puntito. Miles de besos para mis marcopolos favoritos..

  2. Por la gloria de mi madre!!! te dack cuen de dóoonde has estado??? cuna del mayor movimiento cultural de la españa de los 90’s… Chiquitania!

    Eso de los billetes es todo mentira.-. estabais buscando las raíces de Lucas Grijander… que no me engañáis… abrazzzz

    Gonzalo. (nohermano)
  3. No entendeis nada. Está claro que lo de la iglesia es un “via crucis fusión”

Responder a Coral Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: