Archivo para 1 junio, 2011

SAL…timbanquis en Uyuni (10-5-2011)   8 comments

Hoy toca visitar el Salar de Uyuni, un desierto de sal en medio del altiplano boliviano de más de 12.000 kilómetros cuadrados (para que os hagáis una idea, es un 50% más grande que la Comunidad de Madrid enterita). Se trata del salar más grande del mundo. Suena bien, ¿no?

La mayor parte de su superficie es blanca y refleja tanta luz como la nieve virgen. Además es totalmente lisa, lo que permite usar el salar para cosas tan peregrinas como la calibración de satélites de posicionamiento. Nos imaginamos que los canis bolivianos lo utilizarán también para hacer carreras y trompos con sus coches tuneados, aunque de esto no hemos logrado encontrar evidencia empírica.

Situado a pocos kilómetros de la ciudad de Uyuni, te plantas en medio del salar en apenas media hora. Pronto llegas a un punto desde el que, mires a donde mires, sólo puedes ver sal y más sal y, a lo lejos, la línea del horizonte trazada en una línea recta perfecta. Desorientarse no es difícil y, al parecer, no es raro que guías inexpertos e imprudentes, o simplemente incompetentes, se adentren en el desierto de sal con grupos de turistas para no volver a saberse de ellos nunca más (después de nuestra experiencia con los “profesionales” locales del turismo, no nos sorprende lo más mínimo).

El caso es que llegas al salar y al principio alucinas. Transcurridos 5 minutos de ver tan sólo el blanco del suelo y el azul del cielo, te empiezas a aburrir. Y la excursión dura 4 horas… Nuestros colegas israelíes del post anterior estaban igual que nosotros. ¿Qué podíamos hacer para pasar el rato?

Después de un rato comiéndonos la cabeza…

…tras acicalarnos debidamente y quitarnos las liendres de las pelambreras…

…decidimos despertar de nuestro letargo.

Así que nos tomamos un café para despejarnos…

…y una cervecita para poder pensar mejor…

… y así ver el mundo con otros ojos.

Si algo hemos aprendido del “éxito” de Seseña, es que el mejor negocio del mundo consiste en dedicarse a la construcción y promoción de viviendas de calidad en lugares desérticos sin servicios ni comodidades de ningún tipo. Know how español, lo llaman algunos.

Sin embargo, tras hacer funambulismo con el presupuesto…

… algo que empezó siendo un proyecto a lo grande…

…empezó a estrujarnos hasta hacernos diminutos…

…hasta que finalmente fuimos aplastados por la realidad.

Está claro que soplan vientos de cambio…

…porque al final acabamos retratados.

Conclusión, Uyuni es muy bonito.

Próximamente, el diablo habita en las minas de Potosí.

Publicado 1 junio, 2011 por encualquierotraparte en Bolivia

A %d blogueros les gusta esto: