El verdadero país del sol naciente   7 comments

Antes de abandonar a Álvaro a merced de las olas balinesas, me encontraba yo (Rafa, claro está) un buen día sopesando las distintas opciones de viaje que ofrece el Pacífico Sur. Finalmente, se redujo el abanico a sólo 2 países: Samoa o Tonga. Cada uno tenía sus ventajas y era difícil decidirse:

Samoa, únicamente 2 islas fáciles de explorar, súper recomendadas por todos los afortunados que las han visitado.

Tonga, cientos de islas de las que muchas están deshabitadas. Jamás supe de nadie que las hubiera pisado.

Tras mucho investigar, encontré un factor absolutamente crucial: el billete a Tonga era 30 euros más barato. La suerte estaba echada.

En realidad, ambos países están al lado, pero se da la circunstancia de que la Línea Internacional de Cambio de Hora pilla en medio, convirtiendo a Samoa en el país más occidental del planeta y a Tonga en el más oriental. Así que Tonga, y no Japón, es el país del sol naciente.

El caso es que estaba yo ilusionadísimo pensando en todas las islas que iba a explorar en mi destino, cuando un agente de aduanas neozelandés me preguntó: “¿Se puede saber qué diablos piensas hacer 13 días en Tonga? Yo estuve 3 y me sobraron.” Le comenté mi intención de visitar los lejanos y maravillosos archipiélagos de Ha’apai y Vavau. El tipo miró incrédulo mi pinta de mochilero insolvente que jamás deja propinas y esbozó una medio sonrisita que me dejó con la mosca detrás de la oreja. Comprendí su actitud en cuanto me enteré de que los vuelos estaban muy pero que muy por encima de mi exiguo presupuesto. La otra opción era ir en barco, pero no eran muy frecuentes y en 13 días no tenía tiempo de ir y volver. Básicamente, me tenía que quedar dos semanas en la isla principal, Tongatapu, y sus alrededores. “Bueno, ningún problema, voy a la playita y me dedico a ponerme moreno y cuadrao” … “¡¡¡Cómo que en esta isla no hay playa!!!”

Esto es lo que te encuentras si quieres bañarte en Tongatapu.

Después de esta entrada triunfal en el país, me dispuse a explorar su capital, Nuku’alofa. Tengo la impresión de que nunca la incluirán en los reportajes de lugares que ver antes de morir. Una ciudad tan anodina no podía ser de ninguna manera el destino en el que más tiempo fuera  a pasar en todo mi viaje. Ya que en Bangkok estuve diez días, en Nuku’alofa debía pernoctar como máximo nueve. Así que decidí hacer todas las excursiones posibles. Para empezar, a la cercana isla de Eua.

Un consuelo es que todos los mochileros se llevaban el mismo chasco que yo al llegar. Por ejemplo, esta pareja de finlandeses que estaban dando la vuelta al mundo.

Tommy y Maria, que así se llaman estos sujetos, decidieron unirse a mí en la excursión a Eua, o quizá yo me acoplé a ellos. El caso es que aparecen en casi todas mis fotos de Tonga. No sé, igual les di mucho la brasa.

En Eua nos alojamos en este hotelillo.

Guardo muy buen recuerdo de los propietarios del hotel. Ellos de mí supongo que no tanto. Por lo menos desde el día en que les desperté de madrugada por haber cerrado mi cabaña con pestillo y dejado las llaves dentro. Puesto que no tenían llave de repuesto, desmontaron parcialmente la cabaña. Yo me fui a dormir mientras la montaban de nuevo, pero pensando que ése habría sido un momento perfecto para dejar una sustanciosa propina.

Esta isla es conocida (conocida dentro de Tonga, claro está) por su oferta de senderismo de aventura. Así que allá que me fui con mis nuevos amigos a recorrer la selva.

Nos agenciamos un mapa que consistía en un folio en blanco en el que habían dibujado a mano el perfil de la isla y algunos senderos importantes. No entendimos por qué nos recomendaron alquilar un guía autóctono. Nos perdimos, claro.

Tampoco ayudó la señalización de la red de caminos.

Pero en Eua da igual perderse. A cada rato acabas encontrando algún paisaje memorable.

Aquí sí que hay alguna playa. No invita mucho a bañarse, pero es bien chula. Y toda para nosotros.

Hasta nos encontramos una manada de caballos salvajes.

Ya de vuelta en la isla principal, decidí inmiscuirme al máximo en la vida local. Por ejemplo, asistiendo a una ceremonia de kava. El kava es un tubérculo que crece por muchas islas del Pacífico. Molido y mezclado con agua, lo beben en ocasiones especiales como bodas, pedidas de mano, o, simplemente, en reuniones con amigos. Sus ligeros efectos estupefacientes permiten relajar el ambiente y que las fiestas lleguen a buen puerto. Para beberlo, hay que seguir un ritual de lo más interesante.

Aparte del kava, no son muy dados a beber, ya que son profundamente religiosos. Cristianos, para más señas. De hecho, no se permite el culto a ninguna otra religión. Lo que sí hay son montones de variaciones dentro del cristianismo: católicos, mormones, adventistas de la iglesia del séptimo día, etcétera. Es muy bonito ver cómo los domingos abarrotan las iglesias ataviados con sus mejores galas y se dedican a cantar como en las pelis de gospel. Todos salvo una pequeña comunidad de no sé qué religión que celebra las misas los sábados, ya que ellos consideran que es domingo porque no reconocen la Línea Internacional de Cambio de Hora.

Otra cosa que llama la atención en Tonga es el tamaño desproporcionado de muchos de sus habitantes. Son anchos y muy fuertes. No me extraña que el deporte nacional sea el rugby. Las ceremonias de danza tradicional son espectaculares, viendo a esos monstruacos aporreando tambores y pegando brincos.

Pero, sin duda, lo más llamativo es ver cómo visten. Ellos suelen llevar pareo, y tanto ellos como ellas suelen cubrir sus ropas con unos corpiños de paja.

Atención a los sombreritos que se gastan aquí los amigos.

Así las cosas, llegó la fecha de mi cumpleaños el 16 de abril. Los huéspedes del hotel estaban servidos de exotismo, así que opté por una celebración más clásica: invitar a birras nunca falla.

Mi conclusión final es que Tonga es un destino que merece mucho la pena si se quiere descubrir una cultura única que no se ve afectada por el turismo de masas. Eso sí, a tenor de las experiencias de los demás viajeros, si alguien se encuentra alguna vez en la tesitura de decidir entre Tonga y Samoa, creo que Samoa bien vale los 30 euros de diferencia.

Próximamente, el desembarco en el Nuevo Mundo.

PD: Después de las separaciones y otros problemas logísticos varios, retomamos el blog con nuevos bríos y empezaremos a colgar posts con más frecuencia.

Publicado 1 mayo, 2011 por encualquierotraparte en Tonga

7 Respuestas a “El verdadero país del sol naciente

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Muy interesante, Rafa. Como ya conocemos Tonga, cuando vayamos por esas tierras, nos gastaremos los 30 eurillos e iremos a Samoa. Gracias por el consejo y muchas felicidades… ¡bonita forma de recibir un nuevo año!. Un abrazo a mis viajeros favoritos.

  2. Me alegro de que por fin tu amor por la cofradía del puño cerrado te haya jugado una mala pasada…

  3. Jajaja!!Que jefe Rafiya!! Veo que llevais al limite eso de ahorrar! Me ha sorprendido que no apareceieras jugando al rugby con algun autoctono.

    Bueno pasadlo bien por Chile y demás!!

  4. Rafa,a mi me ha gustado, pero dime de donde salen esas piernas,pareces pototitos(cancion de los sesenta que cundo leas la letra entenderas el comentario),por cierto una pregunta porque le llaman Pacifico.Suerte,y un abrazo para los tres en el nuevo mundo

  5. jajajajajaja… Tonga! esta bien saberlo, no iré jamás. Lo mas chulo de las fotos, sin duda la última… el mejor paisaje. Tenía entendido que ibais a pasar por la polinesia francesa, al final nada o que? a ver si encuentras lugar para conectarte y charlamos un poco! un abrazo fuerte a los 2, espero que lo sigáis pasando de vicio.

  6. Ok.. Tonga tachado de la lista. Vengan a Mazatlán!!! los hospedo y los paseo 😀

  7. Muy interesante tu estancia en Tonga, me encanta lo que viajais y todo lo que nos enseñais con vuestro blog, mi novio y yo os seguimos, un abrazo.

Responder a rafael Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: