Sacrificios funerarios en Tana Toraja   3 comments

Antes de seguir leyendo: algunas de las imágenes contenidas en este post pueden herir sensibilidades. Quedáis avisados.

Cuando por fin bajamos del minibús en la montañosa Tana Toraja, o tierra de los Toraja, nuestro autonombrado y hasta entonces desconocido guía local “Juan” ya nos estaba esperando a pie de hostal.

-¡Habéis tenido suerte! –nos dijo entusiasmado mientras cenábamos- Justo mañana hay un funeral con muchos invitados. No os lo podéis perder. ¡El siguiente es dentro de 4 días y no creo que sea tan bueno! ¿Queréis que os lleve?

De tan macabra que era la oferta, no tuvimos más remedio que aceptar. Igual que en algunos lugares se visitan mezquitas, en otros se bucea y en otros se va uno de tapas, aquí parecía que lo típico era irse de funerales. ¿Cómo íbamos a perdernos uno de los buenos? A lo mejor el del martes siguiente era peor, significase eso lo que significase…

Al día siguiente nos despertamos al alba. “Juan” nos esperaba desde hacía un rato en la puerta del hotel, junto a otro minibús sin amortiguadores ni cinturones de seguridad.

No tardamos en llegar al lugar señalado, debidamente pertrechados del regalo que el protocolo exige a los invitados hacerle a la familia del difunto: un cartón de tabaco. No existe un templo o un lugar fijo donde se celebren los funerales en Tana Toraja, sino que éstos tienen lugar en la residencia familiar del fallecido.

En este caso, se trataba de una casa de una familia de clase media, con un amplio patio interior rodeado de gradas improvisadas para el acontecimiento. No se nos escapó que varios búfalos estaban atados a postes por todo el recinto, sin que nadie les prestase demasiada atención.

Según la tradición, un Toraja no muere por completo hasta que se celebra su funeral. Mientras tanto, se considera que no está muerto sino que simplemente está enfermo o dormido. Cuando esto ocurre, se embalsama el cuerpo y se guarda en su casa, donde “convive” con su familia hasta que ésta consigue ahorrar para celebrar un funeral en condiciones. Un “enfermo” puede permanecer momificado en la residencia familiar durante meses o incluso años enteros, dependiendo del tiempo que se tarde en reunir el dinero suficiente para la celebración.

Originarios de las lluviosas zonas altas de Sulawesi central (Isla de Célebes), los Toraja permanecieron prácticamente aislados del mundo hasta principios del siglo pasado, lo que les ha permitido conservar muchas de sus antiguas tradiciones animistas. Entre estas tradiciones Toraja, los funerales son probablemente las más importantes. Cuanto más rico y poderoso haya sido el muerto, más se gastará la familia en su funeral, que puede durar hasta una semana y reunir cientos de invitados.

Así, ha llegado hasta nuestros días su rito funerario más impactante: el sacrifico ritual de búfalos de agua. Los Toraja sostienen que mediante esta ceremonia el difunto abandona el plano material y se traslada al otro mundo. Así, cuantos más búfalos sacrifique la familia en su honor, más rápido llegará a la otra vida.

Pese a que teníamos una idea de lo que íbamos a presenciar, es difícil estar preparados para lo que vimos.

En este caso, el difunto pertenecía a una familia de clase media, así que “sólo” sacrificaron a 7 animales. En funerales de clase alta, se mata siempre a  24 o más búfalos. Cuando la ceremonia acaba, la carne de los animales sacrificados se distribuye entre los invitados, lo que les convierte en “deudores” de carne. Por ello, los invitados que reciben carne de búfalo deben invitar a su vez a los miembros de esa familia al próximo funeral que celebren. Según nos contó nuestro guía “Juan”, todo Toraja que se precie tiene deudas de carne con otros Toraja.

El ritual del sacrificio es sencillo: se ata al animal a un poste y acto seguido el matarife le da un machetazo en la garganta. Después se deja al búfalo agonizando en el suelo hasta que muere desangrado. Que pase el siguiente.

En menos de una hora sacrificaron así a 6 búfalos, uno detrás de otro. Cada uno de los 5 últimos pudo contemplar cómo mataban al anterior. Simplemente brutal. La verdad es que nos sorprendió mucho que no se pusieran nerviosos ni trataran de escapar al ver lo que les esperaba.

Tras recibir su machetazo, uno de los búfalos consiguió soltarse del poste al que estaba atado y empezó a correr enloquecido con la garganta abierta, chorreando sangre y arrollando todo lo que encontraba a su paso. Los más de 150 invitados, entre los que estábamos nosotros, tratábamos de escapar corriendo de un lado a otro de forma totalmente caótica. Al final la cosa no pasó a mayores y, tras unos momentos de confusión, el animal se desplomó en el suelo.

Por lo visto tuvimos suerte: “Juan” nos comentó que estas cosas sólo suceden 2 o 3 veces al año, así que debíamos sentirnos afortunados por haberlo visto.

Uno de los familiares del difunto era musulmán, así que “su búfalo” fue sacrificado de la manera Halal. Esto es, tumbado sobre su costado izquierdo y mirando a La Meca mientras lo degollaban.

Tras haber matado a todos los búfalos, en menos de 2 horas los familiares despellejaron y descuartizaron los animales allí mismo para poder luego repartir su carne según lo acordado previamente.

Por si no habéis tenido suficiente con las fotos, os dejamos este vídeo. Es bastante desagradable, así que pensadlo dos veces antes de verlo. Lo comenta Rafa.

Además de los búfalos, en los funerales Toraja también se sacrifican cerdos y pollos y se reparte su carne. A diferencia de los búfalos de agua, no es la familia la que los trae sino que lo hacen los invitados. Además, se matan en privado y en un lugar apartado del lugar de la celebración.

Tras matar y descuartizar los búfalos, llega el resto de invitados y comienza la ceremonia propiamente dicha, con ofrendas, rituales religiosos y demás parafernalia.

Resulta curioso ver a los invitados desfilar impertubables mientras pasan al lado de los restos de los malogrados búfalos…

Próximamente, campos de arroz, calaveras y trekkings en la montañosa Tana Toraja…

Anuncios

Publicado 9 abril, 2011 por encualquierotraparte en Indonesia

3 Respuestas a “Sacrificios funerarios en Tana Toraja

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. creo que es la primera entrada en mucho tiempo en la que no me da envidia no estar con vosotros… interesante es, pero muy desagradable!!!pobres bichos!
    Un abrazo y a seguir así de bien!!

  2. Bueno, ahí tenemos nuestra “fiesta nacional” que tampoco dista tanto de lo que nos mostráis… Al menos a los Toraja esta salvajada les ayuda a llegar más rápido al Paraíso… que nuestros pobres toros y otros animales maltratados en fiestas similares, lo único que hacen es distraer (a quienes distraigan, claro). Besos

  3. wala.. impresionante post y las fotos también… la promera foto es preciosa

    tampoco me da mucha envidia este post… y sólo me alegro de que por Internet no llegue olor… qué canteo tiene que ser verlo..

    abrazzzzzzz

    Gonzalo no.hermano pero BRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: