Archivo para 31 enero, 2011

El puente sobre el río Kwai (29-31/12/2010)   4 comments

13 horas de horrible bus nocturno (ya hablaremos de él cuando toque Laos), han hecho que estamos frescos como lechugas para hablaros de Kanchanaburi y de su peliculero río Kwai.

Después de mucho tiempo seguido en Bangkok, decidimos que ya era hora de visitar otros lugares de Tailandia. Kanchanaburi fue el destino elegido para ello. Rafa hizo una avanzadilla y se plantó allí un día antes para explorar el terreno, mientras Mer y Álvaro vagueaban en las playas de la isla de Koh Samet (próximo post).

Tras unas pocas horas de buses, taxis y más buses, nos volvimos a reunir todos a orillas del río Kwai.

Hace cerca de 60 años, en plena 2ª Guerra Mundial, los japoneses decidieron invadir toda Asia. Para proseguir con su conquista del mundo oriental, necesitaban traer materias primas desde Birmania hasta Japón. Sin embargo, el tráfico marítimo en el Océano Índico se encontraba controlado por los británicos y navegarlo era una misión suicida si tu bandera era blanca con un punto rojo gigante en medio.

¿Solución? Construir en tiempo récord un ferrocarril que uniese Birmania con Tailandia, desde donde se enviarían las mercancías a Japón por unos mares más amistosos con los navíos nipones.

¿Problema? Que entre Tailandia y Birmania hay unas bonitas montañas pobladas de densa jungla y caudalosos ríos.

¿Cómo lo hicieron? Básicamente con montones y montones de esclavos: i) gentes de los países adyacentes a las que engañaban con falsas promesas de trabajo y ii) prisioneros de guerra europeos y estadounidenses.

¿Consecuencia? Construyeron 400 kilómetros de vía férrea en sólo 15 meses, cuando los ingenieros habían previsto un mínimo de 5 años de trabajo muy intenso. Eso sí, a costa de dejarse en el camino unos 300.000 muertos por enfermedades tropicales, hambre y agotamiento.

Y todo este esfuerzo sirvió para bien poco. Nada más entrar en servicio la línea, los americanos la bombardearon y derrotaron a los japoneses, con lo que todo el proyecto quedó en nada.

Años más tarde se rodó una famosa peli sobre la construcción de ese ferrocarril de la muerte: “El Puente sobre el Río Kwai”, un puente traído pieza a pieza desde la isla de Java en Indonesia para acelerar el avance del ferrocarril. Es tan famosa que aún no la hemos visto, aunque a cambio hemos cruzado el río Kwai por el mismísimo puente. Asumimos que debe de ser como haber leído el libro: luego ves la peli y te decepciona. Nosotros no corremos riesgos innecesarios, así que de momento hemos decidido no descargarnos este clásico.

Kanchanaburi no sólo tiene su famoso puente. A sólo 50 km de la ciudad, se encuentra el Parque Natural de Erawan, con unas cascadas donde nos dimos unos chapuzones:

En las casas de masajes de Bangkok te encuentras con el llamado “Fish Massage”, unos tanques llenos de agua y peces donde metes los pies para que, básicamente, te coman los callos. ¡Pues en Erawan los peces te comen los callos gratis! Aunque no sé de qué nos extrañamos, en Khao San Road tiene pinta de haber muchas cosas de pago que en otros sitios te hacen gratis…

En fin, que estuvimos un rato con los pieses en remojo y los pececillos comiéndonos las impurezas. Al principio hace gracia, al cabo de un rato da cierta grima.

¡Qué te exfolie un pez!

Al día siguiente hicimos otra carambola de autobuses y tuk-tuk, que salió bien contra todo pronóstico, y visitamos el mercado flotante de Damnoen Saduak.

Se trata de un sitio donde se venden cosas (un mercado) y que está sobre el agua (flotante). Todo encaja. Parece ser que antaño era utilizado por los locales ya que los canales facilitaban el transporte de las mercancías. Hoy, sin embargo, es un sitio lleno de guiris como nosotros montados en barquichuelas a motor, comprando souvenirs y comida y tratando de no mojarse demasiado. Aunque tenemos que decir que el paseo en barca estuvo agradable.

Cansados como estábamos tras tanto ajetreo, aprovechamos el bus de vuelta a Bangkok para descansar antes de fin de año.

Próximamente, de isla en isla y de playa en playa.

Publicado 31 enero, 2011 por encualquierotraparte en Tailandia

A %d blogueros les gusta esto: