Archivo para 27 octubre, 2010

Asia a un lado, al otro Europa… (20-24/10/2010)   11 comments

… y allá a su frente, Estambul. O Bizancio. O Constantinopla… Una bulliciosa y fascinante ciudad, encrucijada entre dos continentes y testigo del auge y caída de numerosos imperios.

Esta vez no contábamos con anfitriones que nos cuidasen, así que pudimos introducirnos en el fantástico mundo de los hostales, esos lugares donde uno no para de conocer personajillos variados de lo más pintoresco. Por ejemplo, un australiano que, después de un mes en la ciudad, aún no había visitado la Mezquita Azul (ni pretendía hacerlo) por considerarla demasiado turística. Cuando no estaba de fiesta, se dedicaba a sestear resacoso en el sofá comunitario. Eso sí, era un tipo muy popular. Es un alivio no ser tan molón como él, o nos hubiéramos perdido cosas como ésta:

Por muy alternativo que se sea, uno tampoco puede perderse Santa Sofía:

El mejor modo de moverse por la ciudad es el ferry, ya que permite comer un kebab de caballa en cada parada. ¿Dónde se encuentra un kebab de caballa en Madrid? ¿En Mar de Cristal? ¿En Somosaguas?:

Esperemos que no lo haya pescado alguno de estos señores que día tras día se pueden encontrar lanzando sus cañas en cualquier punto del contaminadísimo Bósforo:

Qué mejor que reponer fuerzas tomando un café turco, de esos que si te descuidas te bebes el poso del fondo y te fastidia el último trago. Entre partida y partida de ¿dominó turco?, los parroquianos flipaban, ¿por qué le estarán haciendo una foto a una taza de café?

Los turcos también le pegan bastante al té, a la guindilla y a la Efes Pilsen. Como tiempo es lo único que nos sobra, no desaprovechamos ninguna ocasión para adoptar las costumbres locales:

Se recomienda no visitar Estambul en domingos y fiestas de guardar:

Por cierto, Rafa asegura no haber leído el cartel:

Por supuesto, 5 días en Estambul dieron para mucho más: finlandeses que pasan sus vacaciones en Irak, las risas que nos echamos en el hostal con gentes diversas, salir de fiesta por Istiklal Caddesi, encontrarse un garito en el que la gente baila a lo turco lo que canta un bigotudo con ukelele, coincidir en la habitación con estonios con mala hostia que duermen 14 horas diarias y se cabrean si te suena la alarma a las 10:00 am… Pero bueno, eso y más en tertulias a la vuelta. En los mejores bares.

Próximamente, los mares del sur, pero eso será en abril. De momento, Capadocia y las piedras gigantes que a Freud le encantarían.

Anuncios

Publicado 27 octubre, 2010 por encualquierotraparte en Turquía

A %d blogueros les gusta esto: